Skip to main content
  1. Home >
  2. Sobre Fujitsu >
  3. Noticias >
  4. Notas de Prensa >
  5. 2006>
  6. Spain Recicladores de Efectivo: Reciclarse o Morir

Spain Recicladores de Efectivo: Reciclarse o Morir

Fujitsu España Services

November 22, 2006

En España ya hay más de 40.000 oficinas bancarias, lo cual representa, aproximadamente, 1 oficina por cada 1000 habitantes. En el último año se han abierto cerca de 1300, lo que supone un ratio de 3,5 aperturas diarias. De hecho, España cuenta con la red más extensa de oficinas de Europa y una de las más densas del mundo. Bancos y cajas se miden en una frenética competición por mantener y aumentar su cuota de mercado, y la presencia, como medio de relación con el cliente, sigue siendo el factor decisivo para incrementar el negocio.

Nadie lo hubiera dicho hace unos años. La llegada de Internet, acompañada del lanzamiento de nuevos canales de distribución, como la banca electrónica, llevó a muchos a pensar que la oficina bancaria era un canal agonizante, caro y obsoleto. Esto llevó a las Entidades Financieras a plantearse el rediseño y racionalización del canal. Se trataba de reducir los costes, a la vez que se maximizaban los beneficios por contacto con el cliente, por lo que una nueva mentalidad y la más innovadora tecnología jugaron un papel decisivo en el resurgimiento de este canal.

La oficina bancaria del futuro

Hoy las oficinas han cambiado. Ahora cuando un cliente entra en una sucursal bancaria ya no tiene la sensación de adentrarse en una búnker. Las oficinas se han vuelto amables, diáfanas, luminosas e invitan a sentarse en sus cómodos sofás, mientras el cliente se deja asesorar por su gestor comercial. Diversas pantallas de plasma nos muestran las últimas novedades y ofertas, cámaras activadas a través de sensores de movimiento controlan la seguridad y los dispositivos RFID, que alertan a los empleados de la llegada de un determinado cliente a la oficina, empiezan a implantarse, posibilitando un marketing más dinámico y acorde con los intereses del cliente y una atención totalmente personalizada. Bienvenidos a la oficina del futuro.

La banca española sigue siendo la más rentable del mundo y en la búsqueda de la eficiencia apuesta por un modelo de oficina que es la cuarta parte en tamaño - tanto en superficie, costes de estructura y número de empleados - que las existentes en otros países europeos. Por lo que el modelo que se impone es el de “más vale muchas y con pocos empleados, que pocas y muy grandes”, con el fin de aumentar la presencia y mejorar la rentabilidad del canal. La búsqueda de la eficiencia como santo grial de las nuevas oficinas pasa por maximizar la interacción con el cliente. Las tareas rutinarias se han desplazado a canales de menor coste, como la banca telefónica y la banca electrónica. Por ello, toda oportunidad para mejorar la experiencia del cliente, obteniendo la máxima información del mismo, es crucial. La automatización bancaria ha llegado a todos los puntos de la oficina.

El cajero ya no se encuentra tras una vitrina acristalada a prueba de balas contando, uno tras otro, los billetes que ingresa o dispensa a sus clientes. El cajero no necesita mirar al trasluz los billetes, como antaño, para identificar los falsos de los auténticos. Hoy, el cajero debe estar preparado para maximizar su contacto con el cliente, resultando eficiente. Los cajeros deben ser capaces de procesar el mayor número de transacciones por hora ingresando y dispensando efectivo. Pero todo ello no sería posible sin el uso de la tecnología adecuada.

Recicladores de efectivo: Seguridad y fiabilidad “sin ruidos”

El tratamiento de efectivo es un asunto crucial para las Entidades Financieras. La oficina del futuro, amable, abierta y sin barreras y en la que la actividad de ventanilla tiende a estar totalmente automatizada no sería posible sin el uso de los recicladores de efectivo. De otro modo, ¿cómo ingresar, dispensar, contar y hasta identificar billetes falsos en un entorno abierto, maximizando la interacción con el cliente sin estar expuesto a posibles robos?.

Los recicladores son el medio más fiable, seguro y eficiente para tratar el efectivo en las oficinas. Aunque, según el artículo 6 del Reglamento expuesto en el marco del Banco Central Europeo (BCE), las Entidades Financieras deben asegurarse de que tanto el hardware, como el software y los procesos de la Entidad cumplen con la normativa vigente. El hardware (reciclador) debe, por ejemplo, haber superado satisfactoriamente las pruebas establecidas por el Eurosistema, recibiendo su posterior homologación. El software del reciclador debe estar siempre actualizado para así detectar, con la máxima fiabilidad, los nuevos billetes falsos. Por último, la Entidad debe cumplir con el marco en lo referente a informar, periódicamente, al Banco Central sobre el volumen de operaciones de efectivo, los centros de tratamiento, etc.

El cumplimiento de este marco pone a las Entidades Financieras ante el reto de encontrar al compañero de viaje adecuado en lo relativo a tecnología, consultoría y formación, puesto que la automatización del efectivo requiere algo más que una simple máquina. Por lo que respecta a la tecnología, ésta sirve para mejorar la experiencia del usuario y debe ser transparente. No verla no implica que no esté ahí. Se trata de aplicar el concepto del silencio a la oficina bancaria: Máxima eficiencia, mínimo ruido. Los cambios experimentados en las oficinas han sido favorecidos por compañías que, como FUJITSU, han facilitado la introducción de la más avanzada tecnología en recicladores de efectivo; además de proporcionar el asesoramiento necesario a cada Entidad para adaptarse al cumplimiento del marco del BCE, y los servicios gestionados requeridos para adecuarse a los objetivos de negocio de la Entidad.

Estos nuevos recicladores, gracias a su innovador y ergonómico diseño, se integran fácilmente dentro del mobiliario de las nuevas oficinas y, cumpliendo con los requerimientos impuestos por el Banco Central Europeo en lo relativo a seguridad, realizan las funciones de aceptación/dispensación y control de efectivo. De esta forma, liberan al empleado de funciones rutinarias, con lo que éste puede concentrar su trabajo en la gestión de cuentas y ventas de nuevos productos.

El uso de recicladores ofrece innumerables ventajas a las Entidades Financieras, entre otras, el permitir que los billetes que son ingresados por un cliente sean dispensados al siguiente, reduciendo, con ello, el número de transportes de fondos necesarios para las oficinas, lo que implica una sustancial reducción de gastos operativos. Además, estos dispositivos contribuyen notablemente al balance automático en las oficinas, puesto que permiten efectuar el balance de toda la red en cualquier momento, posibilitando, por ejemplo, optimizar los planes de transporte de fondos, reduciendo rutas y costes. Asimismo, los recicladores de efectivo generan un histórico del consumo de efectivo por oficina y por día. Esta posibilidad beneficia, enormemente, a la Entidad, puesto que le permite anticiparse a la demanda y optimizar las recargas diarias para soportar un día sin interrupciones de carga/descarga o de espera al transporte de emergencia, minimizando, por otra parte, el monto total de efectivo requerido y evitando los transportes innecesarios.

La oficina del futuro está a la vuelta de la esquina. La constante evolución de las necesidades de los clientes y la perpetua búsqueda de la eficiencia por parte de las Entidades Financieras hacen necesario el uso de las herramientas tecnológicas adecuadas para sobrevivir en un entorno cada vez más competitivo. Eficiencia, rapidez, fiabilidad, transparencia, silencio, FUJITSU. Reciclarse o morir.